Translate
open

Posts



Fantasmas

Ver más Videos

Ovnis

Ver más Videos

Ciencia

Ver más Videos

Cámaras de Vigilancia

Ver más Videos
Videos en la Categoría: Post-Historias
Mostrando entradas con la etiqueta Post-Historias. Mostrar todas las entradas

Desde agosto de 2017 el ilustrador neoyorkino Adam Ellis comenzo a informar desde su cuenta de twitter de los extraños sucesos de indole paranormal en su apartamento y empezo a compartir una serie de videos y fotografías del ente que lo acechaba.
A continuación te mostramos las imágenes y videos que ha compartido en su cuenta de twitter



Imágenes con Brillo











Imágenes originales











Dibujo hecho por Adam Ellis


Videos captados por cámaras de seguridad










En 1993, se estrenó la película “Fuego en el cielo”, que contaba la historia real de un caso de abducción extraterrestre. A simple vista se trata de uno de tantos casos, con la diferencia que la película está basada en el libro del propio Travis Walton “The Walton Experience”, la terrorífica experiencia que vivió al ser abducido. Travis Walton afirma que el 5 de noviembre de 1975 fue secuestrado por un OVNI. Sus afirmaciones fueron respaldadas por varios testigos causando una gran controversia. Esta controversia aún continúa sin haberse resuelto.


La abducción de Travis

Travis WaltonTravis Walton era un joven de 19 años de edad en el momento del incidente. Su mejor amigo Mike Rogers, quien operaba en una empresa maderera, lo había contratado para ayudar a quitar matorrales y maleza cerca de Turkey Springs, Arizona. Este fue el mayor contrato que Roger había recibido. Para no fallar a su contratista, él y su equipo, incluido Walton, trabajarían desde el amanecer hasta el anochecer. El 5 de noviembre de 1975 a las 180:00h el equipo terminó su jornada laboral y volvieron a casa en el vehículo de Rogers. Después de conducir un corto periodo de tiempo el grupo vio una luz brillante que venía de detrás de una colina a la que se estaban aproximando. El grupo se acercó a la extraña luz y descubrió que la fuente era un objeto en forma de platillo flotando en el cielo. Roger detuvo el vehículo y Walton salió corriendo hacia el objeto para poder observarlo más cerca. El grupo que estaba en el vehículo gritó a Walton que volviera, pero les ignoró. Walton estaba casi debajo del objeto cuando comenzó a emitir un fuerte sonido. Del objeto salió un haz de luz azul que envolvió a Travis. Fue levantado del suelo, flotando en el aire por momentos antes de ser lanzado a más de 3 metros. Walton se estrelló contra el suelo con un ruido ensordecedor. Rogers y los otros miembros del equipo entraron en pánico y huyeron del lugar a toda prisa.


Travis Walton.


El equipo de Rogers

El equipo de Rogers se dirigió fuera de la zona del extraño objeto pensando que les perseguía. Al poco rato se calmaron y detuvieron el vehículo. Seguidamente el equipo comenzó a discutir qué debían hacer sobre la situación. Finalmente decidieron regresar y buscar a Walton. Cuando regresaron al lugar, tanto el OVNI como Walton ya no estaban. El equipo regresó al pueblo, pasada media hora llamaron a la policía. El ayudante del sheriff Chuck Ellison respondió a la llamada. Los hombres le contaron lo sucedido. Los hombres estaban muy angustiados y algunos de ellos lloraban. Ellison llamó por teléfono a su superior Marlin Gillespie, quien llegó a la escena y escuchó la misma historia. Gillespie exigió que todos ellos regresaran al lugar donde apareció el misterioso objeto buscaran a Travis. El 06 de noviembre, helicópteros, voluntarios y agentes de policía fueron en busca de Travis Walton.



La aparición de Travis

El lunes 10 de noviembre, todos los miembros del equipo de Rogers se les obligó a examinarse en el polígrafo. Se les preguntó sobre el OVNI y si habían matado a Walton o si sabían dónde se encontraba. Todo el equipo pasó la prueba del polígrafo, con la excepción de que uno de ellos se negó a hacer la prueba. Aunque admitió posteriormente que era debido a su pasado delictivo. Esto llevó al Sheriff Gillespie a afirmar que la historia OVNI había ocurrido realmente.



Ese mismo día, a la medianoche, Grant Neff, quien estaba casado con la hermana de Walton, recibió una llamada telefónica:
“Soy Travis. Estoy en una cabina telefónica en la estación de gas Heber, y necesito ayuda. Ven a por mí.”


Neff había estado recibiendo llamadas telefónicas de broma sobre la desaparición de Travis y pensó de qué se trataba de otra llamada igual. Pero todo cambio cuando escuchó la estremecedora voz diciéndole:
“¡¡¡Grant, soy yo… Estoy herido y necesito ayuda. Ven a por mí!!!”


Neff y el hermano de Travis llegaron a la gasolinera, encontrando a Travis desplomado en el suelo de la cabina telefónica con la misma ropa que tenía el día de su desaparición. Travis parecía confundido y aterrorizado y murmuraba las palabras “seres con ojos horribles”. Travis tenía la impresión de que habían pasado solo unas horas, pero cuando se enteró de que había estado desaparecido casi una semana se hundió más profundamente en un estado de perturbación. Después de que Travis se calmara, explicó una historia a su familia que ya ha contado innumerables veces a investigadores, escépticos y en multitud de convenciones.

La experiencia extraterrestre

Travis afirmó que recordaba el haz de luz de la extraña nave radiando a través de su cuerpo. Que luego se desmayó, para despertar sentado en una silla reclinable con una luz brillante sobre su cabeza. Travis dice que al principio no estaba asustado, ya que suponía que estaba en una habitación de hospital. Después de recuperarse se dio cuenta de que no estaba solo en esa habitación. Alrededor de él había unas criaturas humanoides con trajes muy extraños de color naranja. Mencionó cómo todo su cuerpo le dolía y tenía problemas para respirar, mientras seguía realmente aterrorizado al ver a esos seres extraños. Se levantó y exigió a las criaturas que se alejasen. Cogió un tubo cilíndrico pensando que era de cristal en un intento de romperlo para hacer un cuchillo improvisado, pero se trataba de un extraño material que no se rompía. Travis empujó a una de las criaturas lo que hizo los demás salieran de la habitación.



Salió de la habitación a un pasillo que a su vez llevaba a otra extraña habitación, se sentó en una silla y pudo observar que las estrellas y las galaxias se proyectaban en el techo. Travis comparó esta proyección como si se tratara de un planetario. Seguidamente comenzó a manipular un joystick que había en el brazo izquierdo de la silla, cuando lo hizo poco a poco las estrellas giraron a su alrededor. Decidió levantarse de la silla y volver por el pasillo a investigar una mancha rectangular en la pared que parecía una puerta. De repente, Travis escuchó un ruido detrás de él. Se dio la vuelta y se asombró al ver a un ser humano. Dijo que había algo extraño en aquel “hombre”. Llevaba un traje azul y un casco de vidrio extraño, tenía los ojos anormalmente grandes de color oro pero Travis confió en él y comenzó a realizarle algunas preguntas, pero fue ignorado. El hombre se llevó a Travis a otra habitación que contenía otros tres seres humanos. Travis fue sentado en una mesa entre los otros seres humanos que según afirma uno de ellos le puso una máscara de oxígeno sobre su cara perdiendo de inmediato el conocimiento. Solo recuerda que cuando despertó ya se encontraba en la cabina telefónica.

¿Realidad o ficción?

Duane, el hermano de Travis, decidió no contar que su hermano Travis había aparecido por miedo a causar un gran revuelo mediático. Duane también recordó que un ufólogo llamado William H. Spaulding, prometió que cuando Travis regresara le realizaría un examen médico de forma confidencial. Sin embargo, Spaulding realmente no era doctor, solo un hipnoterapeuta. Duane al enterarse del engaño del supuesto doctor tuvo una fuerte disputa con Spaulding. De esta forma se convirtió en uno de los muchos ufólogos tratando de desacreditar a Travis Walton. Además, la decisión de Duane de no informar inmediatamente a las autoridades del regreso de Travis llevó a muchos expertos a especular de que él y Travis utilizaron ese tiempo para disponer de pruebas que pudieran demostrar que el secuestro de Travis era real. Si el secuestro realmente fue un engaño entonces todos fueron engañados, tanto el equipo de trabajo como la familia de Travis. Lo único que se presenta como improbable es que el equipo de Rogers hubiese podido engañar al polígrafo. El periodista Phillip J. Klass es el principal impulsor en desacreditar este secuestro. Afirma que Travis y el equipo de Rogers tenían un interés financiero para simular el secuestro. Según Klass, Travis escribió un libro y ganó mucho dinero con la abducción.

Travis Walton permaneció en Snowflake después del incidente en el que se convirtió en un eventual capataz de un aserradero local. Travis periódicamente hace apariciones en convenciones de OVNIs y realiza entrevistas para los documentales

Fuente: mundoesotericoparanormal.com





El fenómeno de las abducciones es sin duda uno de los misterios que más incógnitas hace surgir en aquellas personas que lo investigan, se desconoce el motivo de estas y el generador que activa que alguien viva una aterradora experiencia de abducción. Pero siembra aún más preguntas cuando este evento le sucede no solo a una persona, sino a un grupo personas, al mismo tiempo y distintos lugares, demostrando así que este fenómeno no es un capricho del azar sino más bien un evento orquestado por mentes cuya capacidad e intenciones no podemos entender.



Este caso da inicio la noche del 8 de Agosto de 1993. En la carretera se encontraba Kelly Cahill, junto a su esposo y sus tres hijos regreso a casa después de visitar a unos amigos. En los alrededores de Belgrave, Victoria, Australia, la familia quedo pasmada al ver como una nave se posaba a muy baja altitud, flotando en silencio sobre la carretera. Dicha nave estaba tan cerca del suelo que lograron ver con detalle como este poseía ventanillas por las cuales pudieron observar seres dentro de ella de forma humanoide. Kelly, en un ataque de pánico grito a su esposo, a lo que la nave de manera abrupta acelero hacia su izquierda desapareciendo en la oscuridad de la noche.



Aun impactados por aquel suceso emprenden su camino a casa sin dejar de vigilar los cielos. A los pocos minutos, la nave regreso pero esta vez las luces que la rodeaban eran mucho más intensas, aquella potente luz los cegaba. Mientras Kelly cubría su ojos grito a su esposo pidiendo una solución, pero el, muerto de miedo no hizo más que seguir conduciendo, acelerando el auto. A gran velocidad pasaron bajo aquella potente luz, y al ver que aquella quedaba atrás sintieron un atisbo de tranquilidad, pero, de sentir tranquilidad, empezaron a sentir como un profundo sueño los consumía. Aquello fue lo último que recordaron hasta que despertaron de nuevo, aun somnolientos dentro de su auto.

Al regresar a su casa aun confundidos por lo vivido, no se dieron cuenta de que una hora de su vida había sido borrada de su memoria. Transcurrido poco tiempo empezaron a notar un olor nauseabundo, como a huevo podrido, algo similar a vomito. Kelly decidió tomar un baño, y al desnudarse noto una extraña marca debajo de su ombligo, ahí se encontraba una cicatriz fresca en forma de triángulo.


Kelly encontró bajo su ombligo una extraña cicatriz.


En los días siguientes al suceso, Kelly empezó a sufrir de extrañas enfermedades, a menudo ginecológicas y los recuerdos empezaron a llegar claramente. Las dos semanas siguientes al encuentro Kelly fue hospitalizada debido a una fuerte infección de útero y dolores abdominales.

Al pasar de varios días los recuerdos empezaron a llegar cada vez más claros y vividos, sin ningún tipo de ayuda como la famosa hipnosis regresiva. Aquí es donde comienza el relato de su abducción.

Tras dejar aquella potente luz detrás, un fuerte impulso tomo control de sus cuerpos, guiando el auto hacia un lugar desconocido. Sus cuerpos no respondían a sus impulsos, obedeciendo una voluntad invisible y desconocida. Al llegar a un terreno cerca de un barranco, lograron observa a la nave cerca de él. Su esposo estaciono el auto y bajaron de él, caminando hacia ella sin poder resistirse. De camino a la nave lograron ver como otro vehículo llegaba y se estacionaba cerca de esta.



Frente a la nave, Kelly vio cómo, de un haz de luz, un grupo de seres de color, o “un montón de ellos” como describió, se acercaban a ellos lentamente. Aquellos seres, de un color negro profundo, como “sin tener alma”, negros “como puro nada”, median más de dos metros de altura, y el único detalle que resaltaba de ellos eran un par de ojos muy grandes y rojos. Sus formas “vacías y sin color” eran claramente discernibles.

De repente, los ojos de aquellos seres se iluminaron, y con movimientos rápidos se movieron por el campo hacia ellos. Aquellos seres se dividieron en dos grupos, uno de ellos se deslizo hacia Kelly y su marido, recorriendo unos 90 metros de terreno en pocos segundos, mientras el segundo grupo se dirigía hacia el otro auto, donde otra pareja se encontraba de pie paralizada viendo como aquellos seres se dirigían hacia ellos.



Kelly no podía dejar de sentir que aquellos seres que absorbían la luz a su paso no eran nada buenos, un terror que nunca había experimentado inundo su alma y rompiendo aquel hechizo que mantenía sus cuerpos inertes logro gritarle a las criaturas que los dejaran en paz. Después de esto llego la oscuridad, Kelly perdió el sentido.

Al abrir sus ojos, Kelly se encontraba de nuevo dentro de su auto, desorientada, y con recuerdos de que aquellos seres, de un olor asqueroso, habían realizado extraños y vergonzosos experimentos médicos a ella y su familia. Tras hablar con los dueños del otro auto, pudieron corroborar que los relatos eran casi idénticos, desde el control mental hasta los extraños experimentos.


Descripción de los seres por ambas parejas


La semana siguiente al suceso, Kelly experimento una intensa fatiga acompañada de inexplicables infecciones. Otras mujeres relataron como esa misma noche habían tenido la misma experiencia, dibujando exactamente a la nave y a aquellos seres sin que ninguna de ellas se conociera previamente. Unido a esto se encontraron marcas en sus cuerpos que coincidían unas con otras.

Al ser interrogada por los investigadores, Kelly evito relatar muchos de los experimentos que aquellos seres le realizaron, dando a conocer solo algunos de ellos. Ella recuerda como uno de aquellos seres se inclinaba sobre su indefenso cuerpo desnudo, como si estuviera besando su ombligo. En este mismo lugar donde ella encontró su primera marca.


Los experimentos que le realizaron fueron extraños y vergonzosos.


A manera de conclusión, podríamos tratar de entender que eran estos seres, su falta de color y materia denotan que muy posiblemente no pertenecieran a esta dimensión, y estuvieran invadiendo la nuestra, a manera de sombras o seres etéreos manifestándose en este plano. Sus movimientos rápidos y repentinos quebrantas las leyes conocidas por el hombre. Y por último el factor común más dominante, la abducción de mujeres a las cuales les practicaron experimentos sexuales con un motivo desconocido.

¿Sera que como en otros relatos, estos seres estarán en la búsqueda de una hibridación humano – alienígena? ¿Pero que quieren lograr con esto? ¿Mejorar su raza? ¿O crear una raza que se logre infiltrar en nuestra sociedad para tomar el control poco a poco? Podríamos continuar llenando nuestra cabeza de ideas oscuras buscando un motivo a todo esto, pero cuando lograremos saber el verdadero motivo del porque estos seres siguen invadiendo nuestra privacidad y violando nuestra calma…

Fuente: elhangar18blog





Tradicionalmente en Japón está socialmente aceptada la creencia en los fantasmas. No en vano esta forma de pensamiento parte de la premisa de que en el Shintoismo, los kami o espíritus de la naturaleza nos rodean y conviven con nosotros.



Por ello no es raro que, en una conversación informal, muchos japoneses afirmen sin titubear que en tal o cual sitio se manifiestan apariciones fantasmales.

Uno de los puntos calientes de la región de Kansai, en general y de Kobe, en particular, es el Venus Bridge en el monte Rokkō.

Basta charlar unos minutos con un taxista cualquiera de la ciudad para que te cuente con detalle todo lo que rodea a este misterioso e inquietante lugar. Te contará algo que no aparece en las guías turísticas, que este lugar es el elegido por muchos suicidas para despedirse de nosotros.

Paralelamente, el puente de Venus es también punto de destino de muchas parejas que quieren disfrutar de las fantásticas vistas de Kobe y pasar una tarde romántica lejos del ruido de la ciudad, respirando el aire fresco del campo. Algunas de estas parejas son las que han popularizado el rumor de que en las inmediaciones del monumento al amor se pasea una mujer fantasmal.

Vistas de Kobe desde el Venus Bridge


En el caso de que los fantasmas existan y de que su origen esté debido a una experiencia trágica, no cabe duda de que el Monte Rokkō es un buen punto de partida.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Kobe fue una de las ciudades elegidas para recibir bombardeos aéreos por parte de las fuerzas norteamericanas. No fue un hecho al azar, la capital de Hyōgo reunía una serie de características que la hacían estrategicamente interesante. Por una parte su densidad de población y su importante puerto que comunicaba muchas de las rutas comerciales del país, por otra la inflamabilidad de sus ligeras viviendas. De la misma forma que actuarían frente a un tsunami, la gente buscaba refugio en el Rokkō-san, pero muchos de ellos no consiguieron escapar de su amargo destino y perdieron la vida allí.

Pese a que el lugar parece estar maldito, son tan espectaculares las vistas y tan variadas sus opciones turísticas – nosotros mismos tomamos esta ruta para escaparnos a Arima Onsen – que, como te comentaba antes, todas estas historias negras, afortunadamente, no frenan a muchos visitantes y vecinos que se acercan diariamente.

Puedes llegar allí en autobús, pero la mejor opción es utilizar un automóvil ya que si quieres disfrutar de las vistas nocturnas no dispondrás de otra forma de regresar más que el coche de San Fernando, y créeme el paseo no es una tontería. Para que te hagas una idea, incluso tomando el autobús tendrás que caminar unos veinte minutos.

Hanabi desde el Monte Rokkō


Yo no vi a la famosa mujer pero sí que sentí algo especial allá arriba, quizás sugestionado por la tranquilidad y la oscuridad del lugar.

Los más escépticos dirán que todo tiene una explicación. Que las apariciones se deben a su fuerte campo magnético , ya que algunos estudios han demostrado que la exposición a pequeños campos magnéticos puede producir cambios en el cerebro y producir alucinaciones. ¿Quién sabe?

Como dirían los gallegos, yo no creo en las meigas, pero haberlas haylas…

Mapa:



Fuente: creativoenjapon.com





Es tiempo de Halloween y que mejor ocasión que ocuparnos en esta oportunidad de los vampiros, cuyas características están bien definidas. Tienen colmillos, beben sangre humana y no se reflejan en espejos.



Podemos ahuyentarlos con ajo o matarlos atravesándoles el corazón con una estaca. Algunos son aristócratas que viven en castillos, como Drácula. Pero los vampiros no surgieron con una definición tan clara. Los estudiosos opinan que la concepción moderna de estos monstruos evolucionó de diversas creencias tradicionales establecidas en toda Europa. Dichas creencias partían del temor de que los muertos, una vez enterrados, podían seguir dañando a los vivos. Esas leyendas comúnmente se debían a la falta de conocimiento sobre la descomposición del cuerpo. Sucede que, al contraerse la piel, los dientes y las uñas del cadáver parecen alargarse, y a la vez que los órganos internos se descomponen, un líquido de purga oscuro puede escapar por la nariz y la boca. La gente que no conoce este proceso interpretaría que ese líquido era sangre y supondría que el cadáver había estado bebiéndola de los vivos. Mas los cadáveres sanguinolentos no eran lo único que causaba sospecha. Antes de entender cómo se diseminaban ciertas enfermedades, la gente imaginaba que los vampiros eran las fuerzas ocultas que devastaban lentamente sus comunidades. “La única constante en la evolución de la leyenda de los vampiros ha sido su asociación estrecha con la enfermedad”, escribe Mark Collins Jenkins en su libro Vampire Forensics. De modo que matar a los vampiros, o evitar que se alimentaran, era como las personas creían tener algún control sobre las enfermedades.

Por esa razón, los pánicos de vampiros solían coincidir con los brotes de la plaga. En el 2006, un equipo de arqueólogos desenterró en Venecia, Italia un cráneo del siglo XVI, el cual fue sepultado entre varias víctimas de la plaga… con un ladrillo en la boca. El ladrillo posiblemente fue una táctica para evitar que la strega (vocablo italiano que designa a vampiros y brujas) abandonara la tumba para alimentarse de las personas. Pero no todos los vampiros abandonaban sus tumbas.

En el norte de Alemania, los Nachzehrer o “desperdicios de la noche” permanecían enterrados, royendo sus mortajas. Una vez más, esta creencia quizás se asociaba con el líquido de purga, el cual podía causar que la mortaja se aflojara o rasgara, creando la ilusión de que el cadáver estuvo masticándola. Se pensaba que estos masticadores estáticos seguían causando problemas a los vivos, y también que su actividad aumentaba durante los brotes de plaga. En 1679, un teólogo protestante escribió el tratado “Sobre los muertos masticadores”, donde acusó a los Nachzehrer de dañar a sus familiares supervivientes mediante procesos ocultos.

Propuso que, para detenerlos, había que exhumar los cuerpos y llenar sus bocas con tierra, y tal vez una piedra y una moneda, solo para asegurarse. Según el autor del tratado, el cadáver moriría de inanición si perdía la capacidad de masticar. Durante los siglos XVII y XVIII, las historias de vampiros florecieron en las naciones del sur y oriente de Europa, para disgusto de algunos personajes poderosos. Hacia mediados del siglo XVIII, el papa Benedicto XIV declaró que los vampiros eran “ficciones falaces de la fantasía humana”, y la emperatriz austriaca Maria Teresa de Habsburgo, condenó las creencias sobre los vampiros como “superstición y fraude”.

Pese a ello, los esfuerzos anti-vampíricos continuaron. Lo más sorprendente es que el mayor pánico de vampiros ocurrió en Nueva Inglaterra, Estados Unidos, a fines del siglo XIX, dos siglos después de los juicios de brujas en Salem. En 1892, Mercy Brown, una joven de 19 años de Exeter, Rhode Island, murió de tuberculosis, enfermedad conocida entonces como tisis. Su madre y su hermana habían muerto de lo mismo y su hermano, Edwin, estaba enfermo. Muy preocupados, los vecinos temían que alguna de las mujeres Brown, recién fallecidas, pudiera dañar a Edwin desde la tumba.


Tumba de Mercy Lena Brown en el Chestnut Hill Cemetery ubicado en Exeter Washington County Rhode Island, USA.

Cuando abrieron la fosa de Mercy Brown, hallaron que tenía sangre en la boca y en el corazón, e interpretaron aquello como una señal de vampirismo (aunque no usaron ese término). De modo que los vecinos quemaron el corazón de Mercy y mezclaron las cenizas en un brebaje que hicieron beber a Edwin; una estrategia anti-vampírica muy común. Aquella pócima debía sanarlo, pero en vez de ello, el muchacho murió meses después. Y no fue un incidente aislado. Michael Bell, folclorista y autor de Food for the Dead, calcula que hay 60 ejemplos conocidos de rituales anti-vampíricos en la Nueva Inglaterra de los siglos XVIII y XIX, y varios más en otras partes de Estados Unidos.
Esos rituales eran más comunes en la región oriental de Connecticut y en el oeste de Rhode Island, agrega Brian Carroll, profesor de historia en la Central Washington University, quien escribió un libro sobre el tema. Carroll cree que los rituales anti-vampíricos fueron “introducidos como procedimientos médicos durante la Revolución estadounidense” por doctores alemanes que trabajaban para las fuerzas hessianas. Por ello, considera que los vampiros de Nueva Inglaterra se derivan de los Nachzehrer alemanes. Explica que, a diferencia de los vampiros chupasangre rumanos, los de Nueva Inglaterra permanecían en sus tumbas y dañaban a los vivos desde lejos, con “magia simpática” (o magia empática). Por su parte, Bell cree que las prácticas anti-vampíricas de Nueva Inglaterra procedían de muchos lugares y que los vampiros de esa región eran más semejantes a los vampiros rumanos que a los Nachzehrer. Señala que, al igual que los rumanos, los habitantes de Nueva Inglaterra “buscaban sangre en los órganos vitales, en vez de evidencias de mortajas roídas”.

Y que el remedio anti-vampírico de “sacar el corazón, quemarlo y dar las cenizas a la persona o personas enfermas” también se acostumbraba en Rumania. No obstante el origen de las creencias de Nueva Inglaterra, su motivación fueron las mismas inquietudes sociales que en otros lugares: el temor de la enfermedad y el deseo de contenerla. Durante el pánico de vampiros de Nueva Inglaterra, los vampiros encontraron un nuevo papel en la literatura así como en obras teatrales de temática vampírica. Aunque inspirados en leyendas folclóricas y pánicos pasados, estos vampiros aristocráticos y sexuales se parecían más a los vampiros que conocemos en la actualidad.
Los pánicos vampíricos desaparecieron en el siglo XX conforme los monstruos de ficción reemplazaron a las creencias folclóricas (y mejoró el conocimiento médico); con todo, hubo un resurgimiento muy peculiar a fines de la década de 1960, cuando Sean Manchester, presidente de la Sociedad Británica de Ocultismo, anunció que un vampiro hacía que la gente viera cosas extrañas en el Cementerio de Highgate, Londres. Los diarios habían publicado informes de un personaje alto, de ojos fulgurantes, y otras siluetas espectrales que flotaban en el camposanto, y los reporteros de inmediato adoptaron la teoría de Manchester de que los avistamientos eran obra de un vampiro de Europa oriental. Los periódicos incluso enriquecieron un poco sus revelaciones, diciendo que el personaje era un “rey vampiro” o afirmando que el vampiro practicó magia negra en Rumania antes de viajar a Londres en su féretro.

En 1970, Manchester declaró a un equipo noticioso de televisión que pretendía exorcizar al vampiro un viernes 13. Esa noche, cientos de jóvenes acudieron al Cementerio de Highgate para ver el exorcismo (que no llevó a cabo). El pánico de Highgate no fue un caso en que los vampiros sirvieran como chivos expiatorios de una enfermedad, sino una sensación mediática y un ejemplo de “legend tripping” (jóvenes que van a un lugar presuntamente hechizado para probar su valentía). El incidente de Highgate es un fenómeno moderno en la historia de las leyendas vampíricas. A ello debemos agregar su presencia recurrente tanto en el cine como en la televisión para darnos cuenta que en pleno siglo XXI, la atracción que ejercen los vampiros continúa vigente.

Fuente: inframundo.blogspot.mx





El asilo Pennhurst fue uno de los lugares más siniestros mientras estaba en funcionamiento y hoy en día continúa generando terror a quienes se atrevan a visitarlo, las almas en pena se hacen presentes en cada rincón de este espeluznante lugar, ¿te atreves a visitarlo?

Un asilo que terminó siendo psiquiátrico

El Asilo de Pennhurst es un impresionante complejo hospitalario creado con la finalidad de rehabilitar y dar hogar a personas con discapacidades y/o enfermedades mentales. El mismo está ubicado en un área conocida como Crab Hill, en la ciudad de Spring City, Pennsylvania, Estados Unidos y abrió sus puertas al público en el año 1908.

A pesar de que la finalidad de esta institución era de la rehabilitar, pronto se convirtió más que en un hospital en una especie de cárcel psiquiátrico donde era internado todo aquel que era considerado “fuera de lo normal”.

La terrorífica historia del asilo Pennhurst

En aquella época estaba muy extendida la idea de que las personas tenían la posibilidad de curarse a sí mismas con el poder de su mente, es por ello que este hospital buscaba que sus internos tuvieran a su disposición todas las comodidades posibles: gimnasio, biblioteca, área hospitalaria, entre otras, rápidamente el asilo Pennhurst se convirtió en un lugar de referencia nacional y la cantidad de internos aumentó de tal manera que en vez de ofrecer instalaciones confortables, las personas comenzaron a vivir hacinadas. Aunado al hacinamiento, los salarios de las pocas enfermeras, médicos y demás personal de mantenimiento era ínfimo, la situación de este espectacular complejo comenzó a decaer vertiginosamente.

En un principio el asilo Pennhurst se llamó “Institución Estatal del Este para los Débiles Mentales y Epilépticos” y recluía a personas con malformaciones, discapacidades, epilepsia, problemas motores, niños superdotados y todo aquel considerado por la sociedad de la época como “anormal”. Los pacientes de todas las edades eran tratados y llamados por el personal médico como “niños” y dormían en camas que parecían cunas, cuando el deterioro comenzó, todo aquel que no podía valerse por sí mismo podía pasar días en sus cunas sin ser atendidos ni alimentados.

Los maltratos comenzaron a estar a la orden del día, a muchos pacientes se les colocaba electroshock como un método de curación, si algún interno mordía a otro se le quitaban todos los dientes, no se alimentaban a los pacientes, se les golpeaba y encerraba, inclusive a los niños y adolescentes. La forma de clasificar a los pacientes resultaba ofensiva y denigrante, aunque cabe destacar que para aquella época eran términos utilizados frecuentemente: Retrasados (entre los 70 y 50 años), imbéciles (entre los 49 y 20 años) e idiotas (20 años o menos), posteriormente cambiaron estos nombres a “retraso mental leve, moderado o severo y profundo”

Los fantasmas de Pennhurst

No es de extrañar que esta institución, la cual se encuentra abandonada, se conozca por la presencia de numerosas almas en pena deambulando por los diferentes recintos del lugar. Hay una habitación en especial que resulta sumamente aterrador, se trata del cuarto de los castigos, en donde los internos eran encerrados con camisas de fuerzas durante varios días sin recibir alimento ni ver la luz del sol, quienes lo visitan aseguran sentirse profundamente mal, las personas tienden a marearse, les falta el aire, el frío se hace presente y finalmente deben retirarse.

A muchos curiosos les ha pasado que cuando están presentes en este asilo todos los celulares y cámaras fotográficas o de video dejan de funcionar. El área donde estaban alojados los niños pequeños o guardería suele ser un recinto cargado de mucha actividad paranormal, algunos aseguran haber escuchado y observado a un pequeño niño llorando y si le llevan un juguete probablemente sientan su presencia con más fuerza.

Actualmente el asilo Pennhurst se encuentra abandonado; sin embargo, algunos valientes se atreven a ir a este siniestro lugar a experimentar por sí mismos la presencia de seres espirituales.










Esta historia comienza en 1585, cuando el comandante Arthur Barlowe, junto con un grupo de pioneros, arribó en la isla de Roanoke, frente a las costas de la actual Carolina del Norte, en EE.UU financiados por Sir Walter Raleigh, que estaba convencido de la conveniencia para Inglaterra de establecer un imperio más allá de los mares desde el que explotar las riquezas del Nuevo Mundo y atacar las posesiones y flotas españolas.






El tiempo es una de las más extrañas propiedades de nuestro universo. ¿Que es el tiempo? ¿Es posible viajar en el tiempo? Durante siglos, estas preguntas tienen apasionados a los científicos, filósofos y religiosos, y la línea que separa el misticismo y la ciencia se ha convertido en extremadamente delgada. Para reavivar la curiosidad sobre estas preguntas existe un curioso vídeo de 1938 en que vemos una mujer hablar a través de un dispositivo inalámbrico.








Rudolph Fentz apareció en 1950 en el Time Square de NY y lucia sobresaltado y confundido
En una noche de verano caliente en junio de 1950, algo inclinó las reglas inmutables de nuestro universo por un breve momento, enviando a un hombre a través del tiempo y sellando su destino en el proceso. Su nombre se haría famoso con los investigadores de lo paranormal y su incidente resaltaría como un pulgar dolorido en medio de los casos sin resolver de la policía de Nueva York.












Nadie sabía exactamente cuál era la vida de Nadia desde la muerte de su madre. Apenas tenía 8 años cuando ella falleció. Era hija única, vivía en una zona alejada y al quedar sola con su padre fue también como quedar sola en el mundo. No tenía parientes cercanos que vivieran cerca a su casa; su único contacto con la sociedad eran sus idas y venidas de la escuela. Nadia era una niña alegre y muy sociable, al menos lo fue hasta perdió a su madre, luego poco a poco su sonrisa se fue marchitando como se marchitan las flores, a los 12 años era imposible verla sonreír.





1.

No es obligatorio.
Es cierto que no es obligatorio implantarse el Sistema Integrado Beta.
A día de hoy, 16 de Enero de 2035, nadie te obliga a introducirte en el torrente sanguíneo el nanocoadyuvante, o el nanotrasto, como yo le llamo. El Estado deja libremente a tu elección ponerte o no el SIB.

Nanocrónica

El: 1/06/2016