El Encuentro Extraterrestre de Joe Simonton

El Sr. Joe Simonton, un granjero de pollos en Eagle River, Wisconsin, vio una embarcación con forma de disco aterrizar verticalmente en su granja. Se abrió una escotilla y cuando se acercó vio a tres hombres de aspecto humano dentro. Le pidieron un poco de agua. Parecían estar cocinando panqueques en una plancha, y a cambio del agua le dieron cuatro de los panqueques de la plancha. El episodio sobrevivió a una evaluación rigurosa de la Fuerza Aérea de los EE.UU. y se lleva en sus archivos como «inexplicable».




El más extraño encuentro cercano del tercer tipo en Wisconsin debe ser sin duda el incidente durante el cual Joe Simonton recibió tres panqueques de extraterrestres «de aspecto italiano».

Un encuentro cercano de la tercera clase es un encuentro real entre humanos y extraterrestres, y el de Simonton es fácilmente el más conocido del estado. A pesar de la improbable manera en que se desarrolló la historia, el episodio sobrevivió a una rigurosa evaluación de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y aparece en sus archivos como «inexplicable».

En 1961, Joe Simonton era fontanero, subastador y Papá Noel – anualmente, para la Cámara de Comercio de Eagle River. El reportó su edad como 55 o 60 años, dependiendo del entrevistador: A las 11 de la mañana del 18 de abril, Simonton estaba desayunando tarde cuando oyó un sonido como el de un avión que se ahogaba, algo así como el sonido de «neumáticos con tacos en el pavimento mojado». Entró en el patio y vio un platillo volador caer del cielo y sobrevolar su granja. Era plateado y «más brillante que el cromo», de 12 pies de altura y 30 pies de diámetro. En un borde había lo que parecían ser tubos de escape, de 6 ó 7 pulgadas de diámetro.



El disco aterrizó y se abrió una escotilla. Dentro había tres extraterrestres de piel morena, cada uno de 1,5 metros de alto y pesando alrededor de 125 libras. Parecían tener entre 25 y 30 años y estaban vestidos con uniformes de color azul oscuro o negro con camisetas de cuello de tortuga y gorras parecidas a un casco. Estaban bien afeitados, dijo Simonton, y «de aspecto italiano».

Los alienígenas no hablaban en su presencia, pero tenían una jarra plateada con dos asas, más pesada que el aluminio pero más ligera que el acero, de aproximadamente un pie de altura. Parecía estar hecho del mismo material que la embarcación. Simonton dijo que era «una cosa hermosa, una botella similar a una jarra de termo, muy diferente a cualquier jarra que haya visto aquí [en la Tierra]».

A través de la percepción extrasensorial o algo así, Simonton tuvo la idea de que los alienígenas querían agua. Dejó a los visitantes, llenó la jarra de la bomba de agua de su sótano, luego regresó a la embarcación y devolvió la jarra. Para hacer esto, tuvo que apoyarse en el casco del OVNI y estirarse. Del siguiente informe de la Fuerza Aérea: «Mirando el [platillo], vio a un hombre ‘cocinando’ en una especie de aparato de cocina sin llama.» El alienígena estaba preparando panqueques.

El interior del OVNI era negro mate, incluso los tres paneles de instrumentos «extremadamente hermosos», y tenía la apariencia de hierro forjado. El contraste entre el interior oscuro y el exterior brillante fascinó tanto a Simonton que más tarde dijo que «le encantaría tener una habitación pintada de la misma manera».

A cambio del agua, uno de los extraterrestres -el único con un borde rojo estrecho en sus pantalones- le entregó a Simonton tres de los panqueques, calientes de la plancha. Mientras lo hacía, el alienígena se tocó la frente, aparentemente un saludo en agradecimiento a Simonton por su ayuda. Simonton le devolvió el saludo. Cada uno de los panqueques tenía aproximadamente 3 pulgadas de diámetro y estaba perforado con pequeños agujeros.

Joe Simonton, mostrando los panqueques que le obsequiaron los extraterrestres.

El resultado del laboratorio que los analizo fue el siguiente: "Grasa hidrogenada, almidón, trigo sarraceno, soja y salvado de trigo. Las bacterias y las lecturas de radiación eran normales para este material. Química, infrarrojo y otros ensayos de tipo destructivo se ejecutan en este material... un pancake ordinario de origen terrestre".



La cabeza del alienígena entonces conectó una línea o cinturón a un gancho en su ropa y la escotilla se cerró. El platillo se elevó unos 20 pies y despegó hacia el sur, en un ángulo de 45 grados. Su estela dejó una ráfaga de aire que sacudió las copas de los pinos cercanos. La nave tardó sólo dos segundos en desaparecer de la vista.

Simonton se comió uno de los panqueques, ostensiblemente en interés de la ciencia. «Sabía a cartón», dijo a Associated Press. Los otros dos panqueques que le dio al Juez del Condado de Vilas Frank Carter, un entusiasta local de los OVNIs. Carter, que llamó a los extraterrestres «salchichas» («Prefiero a los italianos»), dijo que creía en la historia de Simonton, ya que no se le ocurría ninguna manera en la que el granjero pudiera beneficiarse de un engaño. El hijo de Carter, Colyn, hoy abogado en Eagle River, me dijo: «Recuerdo que de joven mi padre se lo tomaba muy en serio».

El juez Carter envió los panqueques a lo que entonces era el principal grupo de investigación del país, el Comité Nacional de Investigaciones sobre Fenómenos Aéreos (NICAP). Rechazaron la oportunidad de comprobarlo. Eso estropeó los planes del Juez Carter; él había querido celebrar un seminario sobre el incidente.

En ese momento, dijo Simonton, estaba «molesto porque los reporteros se burlaban de la situación y se reían».

En respuesta a todo esto, la Fuerza Aérea envió a su investigador civil de OVNIs, J. Allen Hynek. Hynek en ese momento era astrónomo en la Universidad de Northwestern. Más tarde se convenció de que los OVNIs son reales, y fundó su propia agencia de investigación, que se hizo cargo de los archivos de la NICAP después de que ese grupo se retiró. Gracias a Hynek, un comité de la Universidad de Northwestern y el Centro de Inteligencia Técnica de la Fuerza Aérea analizaron uno de los panqueques de Simonton y lo encontraron hecho de harina, azúcar y grasa; sin embargo, se rumoreó que el trigo en los panqueques era de un tipo desconocido.

La evaluación oficial de la Fuerza Aérea de todo esto: Este caso es inexplicable. «La única falla seria en la historia es la desaparición de la nave en ‘dos segundos.’ El resto de la historia no contenía ningún ultraje a los conceptos físicos», dice el informe. Simonton «respondió directamente a las preguntas, no se contradijo a sí mismo, insistió en que los hechos fueran exactamente como él dijo y se negó a aceptar adornos o modificaciones. Declaró que estaba seguro de que no le creeríamos, pero que no le importaba si le creíamos o no. Declaró simplemente que esto sucedió y que eso fue todo.»

La respuesta privada de la Fuerza Aérea fue desenterrada después de un pequeño trabajo de detective. Procede de un manual de OVNIs para personal de la Fuerza Aérea, escrito por Lloyd Mallan y publicado en una edición popular por Science and Mechanics Publishing Co. en el libro, Mallan se refiere a «J.S., un ciudadano muy respetado y respetado de Eagle River, Wisconsin, una pequeña comunidad rural que destaca por su atractivo para los turistas».

(A menos que haya más receptores de tortitas espaciales en Eagle River de los que se han reportado, podemos ver con seguridad a través del inteligente intento de Mallan de disfrazarse e identificar positivamente a «J.S.» como Joe Simonton).

Un investigador de la Fuerza Aérea, según Mallan, dijo que Simonton «me pareció bastante sincero, no parecía ser el autor de un engaño». Pero un psiquiatra de la División de Sistemas Aeronáuticos de la Fuerza Aérea creía que Simonton había sufrido una alucinación y el consiguiente delirio. El investigador del Centro de Inteligencia Técnica Aérea dijo que «los casos de este tipo podrían ser perjudiciales para la salud mental del individuo si se molestaba debido a la experiencia». …Se señaló que las experiencias de este tipo, las alucinaciones seguidas de delirios, no son en absoluto infrecuentes y especialmente en las comunidades rurales».

Además, según Mallan, la Fuerza Aérea se tomó en serio un rumor infundado difundido por, entre otros, Raymond Palmer. Palmer reportó a la Fuerza Aérea su creencia de que Simonton había sido hipnotizado por un corredor de bienes raíces de Eagle River y que le dieron de comer la historia de los panqueques para que la repitiera y pareciera veraz. La motivación era económica, con el propósito de «una Disneylandia en miniatura que se está construyendo o se estaba construyendo en la zona».

Para entender cuán increíble fue el rumor, es útil observar la credibilidad del propio Palmer. Una de sus teorías favoritas era que los platillos voladores provenían de una civilización secreta de la Tierra Hueca gobernada por una raza llamada Detrimental Robots, que él abreviaba como «Deros». Según Palmer, los deros manipulaban a la humanidad con sus rayos de pensamiento proyectados. La fuente principal de Palmer — en realidad, su única fuente — fue un soldador de Pensilvania que se basó en la «memoria racial» para sus relatos. (Aparentemente no hay ninguna mención en los archivos de la Fuerza Aérea de la posibilidad de que el rayo de pensamiento de los Deros se había vuelto contra los agentes de bienes raíces, o Palmer, o incluso la Fuerza Aérea, aunque creo que hay tanta evidencia para eso como para un Eagle River Disneyland).

Pero con base en esa sólida «evidencia», el Centro de Inteligencia Técnica Aérea, que dirigía las investigaciones sobre OVNIs de la Fuerza Aérea, dejó de lado el asunto. Públicamente, era un misterio. La razón clasificada, revelada a Mallan, era que la Fuerza Aérea no perseguiría el asunto «debido a la posibilidad de causar vergüenza [a Simonton] que pudiera ser perjudicial para su salud». Esta fue una amabilidad inusitada por parte de la Fuerza Aérea, que regularmente había estado descartando los informes de los pilotos -incluso los suyos propios- como identificaciones erróneas o, lo que es peor, alucinaciones. «Hay suficientes explicaciones psicológicas para los informes que no se pueden explicar de otra manera», concluyó la Rama de Psicología del Laboratorio Aeromédico de la Fuerza Aérea en 1949. Pilotos, policías, profesores, además de gente normal…. todos locos. En los años 60, sin embargo, por un breve y brillante momento, la Fuerza Aérea tomó un rostro humano y su lengua colectiva, haciendo todo lo posible para llevar el caso de un Santa Claus a tiempo parcial y un granjero de pollos a tiempo completo como inexplicable. Algunos pueden oler una conspiración aquí.

En cuanto al propio Simonton, al final se quedó con un sabor amargo en la boca, y no era de los panqueques. «No he podido trabajar en tres semanas», dijo a United Press International. «Voy a tener que empezar a ganar dinero.» Dijo que la próxima vez que viera un platillo volador, se lo guardaría para sí mismo.

Mintió. En 1970, Simonton fue visitado por Lee Alexander, un entusiasta de los OVNIS activo en un grupo de investigación con sede en Detroit. Simonton le dijo a Alexander que había recibido más visitas de los extraterrestres, pero que no se lo había dicho a nadie por la forma en que se había recibido su primer informe.

Fuente:

Traducción: proyectosigno
Fuente Original: ufoevidence

Tal vez te interese