Descubren Sistema Solar con Planetas Habitables

Dos exoplanetas habitables en la estrella de Teegarden.

Un grupo de investigadores ha anunciado el descubrimiento de dos exoplanetas potencialmente habitables alrededor de la estrella de Teegarden. Una pequeña enana roja que está a poco más de una decena de años-luz del Sistema Solar…




La estrella de Teegarden, un viejo astro

La estrella de Teegarden es una pequeña y tenue enana roja. Se encuentra a 12,5 años-luz del Sistema Solar y destaca por varios aspectos. Es una enana roja con tan solo el 8% de la masa del Sol. Está ligeramente por encima del límite mínimo para una enana roja. Por debajo están las enanas marrones, popularmente conocidas como estrellas fallidas. Es, de hecho, parte del denominado grupo de enanas rojas ultrafrías, de la que también forma parte TRAPPIST-1. Saltó a la fama en 2016 por el descubrimiento de siete planetas rocosos a su alrededor.

Concepto artístico de la estrella de Teegarden, sus dos exoplanetas y su zona habitable. Crédito: Universität Göttingen


Tiene una temperatura aproximada de 2500 ºC, muy lejos de los 5500 ºC del Sol. Como el resto de enanas rojas, emite la mayor parte de su energía en el espectro infrarrojo, lo que dificultó su descubrimiento durante mucho tiempo, a pesar de estar muy cerca en la escala cósmica. Lo más interesante es que tiene 8000 millones de años. Casi el doble de vida que nuestra estrella. Es mucho más vieja y, lo más interesante, su nivel de actividad es muy bajo. Es una estrella tranquila. Algo muy poco habitual entre las enanas rojas más jóvenes.

Es el caso de Próxima Centauri, una enana roja mucho más activa (y la estrella más cercana al Sistema Solar), que emite gigantescas llamaradas con mucha frecuencia, y que hacen que la vida lo tenga francamente difícil para desarrollarse en Próxima b, su exoplaneta. La estrella de Teegarden se une a una lista de enanas rojas tranquilas, con mundos potencialmente habitables, muy pequeña. Solo conocemos, en tiempos recientes, otra estrella que muestra un nivel de actividad bajo, Ross 128, que tiene a su alrededor el exoplaneta Ross 128 b.

Dos exoplanetas potencialmente habitables alrededor de la estrella de Teegarden

Lo más interesante es que, ahora, un grupo de investigadores ha anunciado el descubrimiento de dos exoplanetas, potencialmente habitables y con un tamaño similar al de la Tierra, alrededor de la estrella de Teegarden. Ambos planetas están dentro de la zona habitable y cabe suponer que son tan viejos como su estrella. Por lo que, de tener algún tipo de vida, ha tenido mucho más tiempo que la de nuestro planeta para evolucionar. Eso sí, ni siquiera está completamente claro que alguno de estos dos mundos tenga agua líquida en su superficie.

Concepto artístico de la estrella de Teegarden y sus dos exoplanetas, comparado con el Sistema Solar. Crédito: Universität Göttingen


Es una posibilidad, pero no se ha confirmado. En cualquier caso, tanto Teegarden b como Teegarden c tienen una masa similar a la de la Tierra. Alrededor de un 10% más que nuestro planeta. El más cercano a su estrella, Teegarden b, tarda 4,9 días en completar una vuelta alrededor del astro. Mientras que Teegarden c, más alejado, tarda 11,4 días. De ellos, los investigadores apuntan que, aunque ambos pueden, Teegarden c es el que más posibilidades tiene de contener agua líquida en su superficie. Pero no es el único requisito necesario.

La posibilidad de encontrar vida en los planetas alrededor de enanas rojas es una de las grandes cuestiones de la astronomía moderna. En los últimos años se han publicado estudios en ambos sentidos. Algunos diciendo que parece poco probable; puede que, de hecho, no podamos hablar de una zona habitable para la vida compleja. Otros, sin embargo, buscan motivos para hacer pensar que las enanas rojas podrían tener las condiciones necesarias para albergar vida. Por su distancia, la estrella de Teegarden será un gran objetivo para más estudios.

Un descubrimiento posible gracias a CARMENES

El descubrimiento ha sido posible gracias al instrumento CARMENES (por las siglas en inglés de Calar Alto High-Resolution Search for M dwarfs with Exoearths with Near-infrared and optical Échelle Spectrographs). Está instalado en el telescopio de Calar Alto, en Almería, España. Es un espectrómeto de alta precisión que puede medir el movimiento de una estrella con una precisión mareante. Pero, ¿cómo funciona exactamente? ¿qué es lo que se observa?


Comparación de la zona habitable de diferentes estrellas, y sus exoplanetas. Crédito: Chester Harman


Detectar exoplanetas alrededor de otras estrellas no es nada fácil. Normalmente, no se los puede observar de manera directa (y, en cualquier caso, solo se ve un punto de luz). Así que es necesario recurrir a los métodos indirectos. Un planeta alrededor de una estrella ejerce una influencia gravitacional. Es mucho más pequeña que la de la estrella sobre el planeta, pero el efecto existe. Eso produce que la estrella gire ligeramente sobre su centro de gravedad. De modo que, desde la perspectiva de la Tierra, en ocasiones parece acercarse y, en otras, alejarse.

No es muy diferente al efecto Doppler. Cuando una sirena se acerca a nosotros, oímos como el tono sube de frecuencia. Al alejarse, sin embargo, el tono baja de frecuencia. En el caso de la luz, el fenómeno es el mismo. Cuando la fuente de luz se aleja de nosotros, sus ondas se estiran. Es decir, se desplaza hacia el rojo. Cuando se acerca, sus ondas se acortan, se desplaza hacia el azul. CARMENES es capaz de detectar esas variaciones incluso a velocidades muy bajas. Tiene la capacidad de detectar, una variación de tan solo 3,6 km/h. Un equipo internacional y observatorios españoles

En esencia, por tanto, CARMENES es capaz de detectar la variación de velocidad, en una estrella, equivalente al de una persona andando. Pero, para evitar confusiones, no puede haber dudas de que los exoplanetas están realmente ahí. Con la ayuda de otros observatorios más pequeños, se realizaron más de 200 observaciones de la estrella de Teegarden. El objetivo era descartar cualquier falso positivo. A saber, podría deberse, por ejemplo, a la presencia de manchas solares. O alguna otra característica de la estrella que pudiese explicarlo.

Comparación de un atardecer en la Tierra y la simulación de cómo se verían en Teegarden b y c. Crédito: A. Méndez (PHL)


Aunque el equipo de investigadores es internacional, está compuesto por astrónomos de diversas nacionalidades (incluyendo españoles como Ignasi Ribas, que también participó en el descubrimiento de Barnard b), las instalaciones utilizadas se encuentran en España. Los observatorios utilizados han sido el ya mencionado de Calar Alto, en Almería, donde está instalado el instrumento CARMENES, el observatorio de Sierra Nevada, en Granada, y el telescopio Joan Oró, del observatorio del Montsec, ubicado en Lérida, entre otros.

Teegarden b y c son el décimo y undécimo exoplaneta descubiertos por CARMENES. Los investigadores creen que la estrella de Teegarden podría tener un sistema planetario más grande. Una suposición que no parece descabellada si pensamos en ejemplos como el de TRAPPIST-1. En cualquier caso, poco a poco seguimos completando la imagen que tenemos de nuestro vecindario más inmediato. Con cada exoplaneta, especialmente si podría ser habitable, que descubramos en nuestro entorno, más objetivos de estudio habrá para entender si la vida podría abundar en el universo…

Si pudieramos viajar en un instante hacia estos planetas y la estrella #TeegardensStar, este sería el recorrido.


Fuentes:

astrobitacora
Video: unotv
Referencias: National Geographic

Tal vez te interese